Cuando una pareja es consciente de que no consigue embarazo por medios naturales, se enfrenta a muchas cuestiones desconocidas y difíciles de afrontar. La primera de ellas es la frustración y la rabia e incomodidad de saber que otros lo consiguen. La segunda es ”dónde pueden solucionar nuestro problema”.

Los puntos principales para elegir bien son los siguientes:

1. Actualmente, el primer acercamiento de una pareja a las clínicas de fertilidad es a través de internet. En un primer acercamiento de esta manera se puede obtener bastante información.

* Quiénes son los profesionales que trabajan en el equipo.

* Curriculums de los profesionales. Debemos valorar la formación, la experiencia, y que estén actualizados.

* Si la clínica está auditada por la Sociedad Española de Fertilidad

* Información que obtengo de la web: ¿es entendible para nosotros?

2. Es recomendable visitar entre 2 y 3 clínicas antes de tomar la decisión para poder comparar y elegir de forma consciente y tranquila.

3. Se recomienda evitar clínicas donde la información sea proporcionada por un profesional no médico o un administrativo.

4. Debemos valorar la impresión al entrar en la clínica: privacidad, trato del personal, limpieza y orden de las instalaciones, calidad de los materiales empleados en las instalaciones, etc.

5. Cuando entremos a la consulta debemos informarnos sobre varios puntos importantes, que son los que hacen que la tasa de éxito:

* Dedicación de los profesionales. Será mejor aquella clínica cuyos profesionales trabajen a tiempo completo en la clínica y no alternen su trabajo con otra cosa.

* Qué médico se haría cargo de vuestro caso. Necesitaremos valorar si la atención será personalizada.

* Los centros que nos van a proporcionar una verdadera sensación de cercanía son aquellos en los que desde el primer día tendremos la dirección de correo electrónico del ginecólogo especialista y donde sabemos que tendremos un móvil de contacto accesible durante el tratamiento.

* Valorar si entienden nuestra situación a nivel emocional. Debemos evitar los tratos fríos, distantes y que nos sugieran que somos pacientes de rutina.

* Debemos preguntar por el laboratorio de embriología, cuánto tiempo tienen, qué controles hacen, que tecnología utilizan, cuál es la tasa de éxito.

* Nos interesa saber qué esperamos de nuestro caso específico. No nos sirven las estadísticas generales para poder entender nuestro pronóstico.

* Nos deben informar siempre de tasas de embarazo por ciclo/tratamiento. Que nos den a conocer las llamadas tasas acumuladas no nos da una información de interés y que nos sirva para comparar entre una clínica y otra, porque no sabremos cuántos tratamientos tendremos que hacer para conseguir el embarazo. Sin embargo, si nos será muy útil que nos digan con sinceridad cuál es el pronóstico de éxito por cada esfuerzo que se hace, esto es, por cada ciclo o tratamiento.

* Es conveniente saber si cuentan con psicólogo de apoyo. Una clínica que no lo tenga no entiende el coste emocional de nuestra dificultad para ser padres.

* Es muy importante preguntar qué pruebas necesitaremos hacer y el coste de las mismas.

* Cuando nos proporcionen un presupuesto debemos preguntar exactamente qué incluye, si es un presupuesto cerrado o es normal que puedan añadirse otros costes inesperados.

Tenemos que visitar varias clinicas para saber las diferencias de una a otra. Con la salud no se juega.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat