La anestesia uno de los conceptos que más dudas nos genera cuando vamos a pasar por quirófano. Entrar a quirófano puede ser una de las experiencias más estresantes en la vida de una persona. En la mayoría de los casos, la principal responsable del miedo y la ansiedad es la necesidad de recibir una anestesia. La idea de sentir dolor o de estar inconsciente puede resultar aterradora. Muchas personas nos dicen en consulta que la cirugía no les da miedo, que es la anestesia a lo que temen. Cuántas veces habremos oído “doctora, no me ponga mucha anestesia”. Entender los aspectos básicos de nuestro trabajo puede ayudar a calmar ese miedo. Por ello, vamos a tratar algunas de las preguntas más frecuentes.

¿Qué es la anestesia?

Lo más sencillo es definir la anestesia como el procedimiento que evita la sensación de dolor con o sin pérdida de consciencia durante una cirugía o cualquier procedimiento que implique dolor, molestias o ansiedad. La anestesia no sólo sirve para que un paciente pueda ser operado, también permite muchas otras cosas como que una persona con claustrofobia pueda someterse a una resonancia, pasar por una endoscopia sin ninguna sensación desagradable o incluso sacar una muestra de sangre a un bebé sin que le duela.

¿Cuántos tipos de anestesia hay?

Hay tres tipos de anestesia, cuatro si incluimos la sedación:

 

1.    Anestesia General: el objetivo es dejar al paciente totalmente inconsciente durante la intervención. Se consigue mediante medicamentos intravenosos o el uso de gases anestésicos. Durante la anestesia general, el paciente no respira por sí mismo, sino que se le conecta a una máquina que garantiza la correcta oxigenación durante todo el proceso.

 

2.    Anestesia regional: consiste en suprimir el dolor en una zona extensa del cuerpo, como un brazo, una pierna o desde el abdomen hasta ambas piernas. La forma de aplicar esta anestesia es mediante la inyección de medicamentos cerca del grupo de nervios de la zona que queremos “dormir”. Ejemplos de este tipo de anestesia son la anestesia epidural y la intradural. Con estas técnicas no es necesario conectar al paciente al respirador y puede permanecer despierto durante la operación aunque también se puede complementar con una sedación de manera que no perciba nada de lo que sucede a su alrededor.

 

3.    Anestesia local: consiste en suprimir el dolor en una zona pequeña del cuerpo mediante medicamentos que se aplican por inyección, aerosol, ungüento o gotas directamente sobre la piel. Un ejemplo muy habitual de esta técnica es la anestesia que emplea un dentista para extraer una muela o las gotas en los ojos para operarse de cataratas o miopía.

 

4.    Sedación: el objetivo es mantener al paciente dormido para que no experimente ninguna sensación desagradable durante la cirugía. En realidad, se asemeja mucho a lo que se experimenta durante una anestesia general, pero a diferencia de ésta, el paciente sigue respirando por sí mismo por lo que la recuperación postoperatoria es mucho más rápida. De hecho, incluso podrá regresar a casa en el mismo día. La sedación puede tener varios niveles:

 

Relajado y despierto: puede seguir instrucciones y contestar preguntas pero no percibirá sensación alguna de ansiedad o estrés. También se la llama sedación consciente.
Relajado y somnoliento: estará adormilado, es muy posible que escuche sonidos o voces a su alrededor y se despertará fácilmente si se le toca o se le llama.
Relajado y dormido: estará totalmente dormido, no responderá si se le llama o se le toca, posiblemente no recuerde nada del procedimiento. Seguirá respirando por sus medios, pero más superficialmente, por lo que podría ser necesario proporcionarle oxígeno. También se le llama sedación profunda o no consciente.

Marta Alarcón- Doctora en Caremujer

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat